Tendencias filosóficas del movimiento feminista. PARTE II

Primera parte

II. El feminismo radical

En la primera fase del movimiento de mujeres, que abarcó todo el siglo XIX y parte del XX, el liberalismo fue la ideología dominante dentro del feminismo burgués. Por su parte, el feminismo radical ha tenido un fuerte impacto en la etapa actual del movimiento, el cual se ve reflejado –aunque a veces de forma difusa—, en muchas de las ideas y posiciones contemporáneas que tienen su origen en dicha corriente feminista. En contraste con la aproximación pragmática que caracterizaba al feminismo liberal, el feminismo radical sostenía la necesidad de remodelar la sociedad y reestructurar sus instituciones, ya que las consideraba inherentemente patriarcales. Proporcionó la base teórica del feminismo moderno: argumentaban que el lugar de subordinación de las mujeres en la sociedad estaba estrechamente ligado al tejido social, por lo que no podría ser desentrañado sin una renovación revolucionaria de la sociedad en su conjunto. Las feministas radicales se enfocaron en reemplazar las relaciones de poder tradicionales, que consideraban un reflejo de la dominación masculina, por formas de organización política no jerarquizadas y antiautoritarias.

Sigue leyendo

¿Qué está pasando con Vicentín?

Para empezar, ¿qué es? Vicentín es una comercializadora de cereales y carne. Es la 6° empresa agropecuaria del país, un sector dominado por monopolios extranjeros. En diciembre del año pasado se declaró en quiebra, dejando de pagarle no sólo a los prestamistas, sino también a los productores con los que comercializaba.

¿Qué hace? Se encarga de comprarle sus productos a los productores del norte de Santa Fe y los comercializa en el exterior, es el intermediario. La exportación está muy concentrada, por lo que los productores de ciertas zonas no pueden elegir libremente a quién venderle ello porque aumentaría muchísimo el gasto en fletes y demás. A causa del poder de concentración de esta empresa, el productor para colocar en el mercado su producción depende de Vicentín como intermediario, es una palanca clave, lo que le permite manejar a su gusto cuándo liquida los dólares que entran, cuándo vende la producción, y, sobre todo, cuándo le paga lo que les corresponde a los productores.

¿Qué pasó? Esta empresa durante el gobierno de Macri recibió un préstamo que representa más del 20% de las reservas del Banco Nación. Este número no es un dato menor: ningún banco puede habilitar un préstamo que supere ese porcentaje porque si el deudor no paga generaría un desfinanciamiento que podría incapacitar al banco de sostener los depósitos.

Entonces ¿por qué Vicentín sí obtuvo ese crédito? Porque, casualmente, Vicentín fue el principal aportante de la campaña de Macri. La empresa tomó el crédito que le dio el gobierno anterior a través del Banco Nación, fugó la plata y se declaró en quiebra cuando el Frente de Todos ganó las elecciones.

“El 40% de los créditos del Nación fueron aprobados en el último mes de Macri, lo que revela el apuro por beneficiar a una de las principales aportantes a la campaña de Juntos por el Cambio antes de la asunción de Fernández, aún a costa de comprometer las finanzas del Nación” [Ver nota completa]

Al quebrar, a la empresa la pueden comprar multinacionales, lo que significaría que se continúe extranjerizando y concentrando la exportación. En este contexto es que el Estado hace una intervención por 60 días, y con la expropiación la empresa sería absorbida por YPF Agro.

Algunas personas argumentan que el Estado está intentando comprar un “cascarón vacío”. ¿Es así? ¿En qué nos beneficiaría que una empresa de tal magnitud sea estatal? Significaría a) el control del Estado de una empresa estratégica del comercio exterior; b) tener una EMPRESA TESTIGO en relación a los precios de los alimentos; c) la posibilidad de meterse en la exportación de la carne, que sería beneficioso para el desarrollo del trabajo en nuestro país. Además, permite asegurarse el ingreso de divisas, ya que la exportación de cereales es una de las principales fuentes para obtenerlas. En resumen, es una medida estratégica en materia agropecuaria. También permite pensarla como punto de partida para una junta nacional de granos que permita sentar en una mesa a las distintas entidades agropecuarias y los exportadores, para poder desarrollar una política que ponga los alimentos baratos para la gente y que permita que las divisas sirvan para el desarrollo nacional.

Todo esto afectaría favorablemente al futuro de todos los argentinos en cuanto a la producción y consumo de alimentos. Para averiguar más sobre la importancia estratégica de esta medida recomiendo escuchar este recorte de radio.

Para profundizar sobre la relación entre nuestro modelo productivo y la dependencia productiva, monetaria, comercial, de infraestructura, laboral y alimentaria pueden leer esta entrada. El mismo periodista, Germán Mangione, opina sobre la cuestión de Vicentín en esta nota.

Por último también recomiendo leer La expropiación de Vicentín y el debate sobre los agronegocios: de los préstamos de Macri al “stress financiero”, las bicicletas y los dólares desaparecidos.

Corea del Norte: socialismo no es solo anti-imperialismo

Un régimen socialista, ¿en serio?

Algunas personas y organizaciones nostálgicas de la existencia de un “campo socialista” bajo el liderazgo de la Unión Soviética social-imperialista se aferran a Corea del Norte como uno de los últimos “estados socialistas” existentes. Según ellos, este es el motivo por el que la administración de Bush colocó a Corea del Norte en la lista de países del “Eje del mal” luego del 9/11. De cualquier forma, ni la República Islámica de Irán ni el Iraq de Saddam Hussein son socialistas y aún así se encuentran en la misma lista.

Para los maoístas, el gobierno establecido en el territorio de Corea del Norte nunca fue socialista. Surgió a raíz de la lucha legítima de liberación nacional que, como tantos otros movimientos que estallaron en la misma época, triunfó en el contexto de la Guerra Fría, cuando aún existía un campo socialista que contrarrestaba a las viejas potencias imperialistas y colonialistas. Fundado en 1945, el Partido de los Trabajadores de Corea se presentó en un principio como marxista-leninista. Luego de la muerte de Stalin y la llegada al poder de Jrushchov en la Unión Soviética, Corea del Norte adoptó una línea similar a la de Rumanía y Vietnam del Norte, negándose a cortar relaciones ni con el Partido de la URSS ni con el de China, en la época en el que el Gran Debate dividía al movimiento comunista internacional. El Partido de los Trabajadores de Corea se aseguró de mantener relaciones formales y cordiales con ambos protagonistas.

Sigue leyendo

JUNIO: 34 años de historia y organización de las mujeres

A principio de año prometí recomendar una lectura por mes y acá estamos, a mitad de julio y solo habiendo cumplido los dos primeros meses. En parte es porque estoy ocupada con muchas otras cosas, entre ellas la organización del 34° Encuentro Nacional de Mujeres, que se va a hacer este año en La Plata; así que pensé ¿por qué no comparto esto que me está ocupando tanto? Los Encuentros son un espacio único en el mundo y una herramienta para las mujeres de todo el territorio, ¿por qué no aprovechar para difundir lo que son?

Sigue leyendo

FEBRERO: ¿Es posible regular la prostitución?

Un nuevo día y una nueva lectura recomendada: Sobre derechos civiles y laborales en relación a la prostitución

Existen distintas normativas cuyo objetivo es garantizar los derechos de las personas en el ámbito laboral, y se aplican en los diversos espacios, ramas de la industria y actividades.

Entre ellas están las normas de Higiene y Bioseguridad, que tienen por objetivo preservar la salud no sólo de la persona que realiza el trabajo sino las demás involucradas y la comunidad en general.

En este estudio Lira y Fernandez analizan si estas normas son compatibles con el reconocimiento de la prostitución como trabajo, cómo deberían ser aplicadas en ese caso y qué hacer con las que directamente no son compatibles.

Si la gente que trabaja en contacto con otros cuerpos -especialmente con fluidos- debe usar guantes, barbijo y un uniforme adecuado, ¿cómo harían las prostitutas? Si no se aplica a ellas, ¿por qué? Si esa norma es para preservar la salud y seguridad del trabajador, ¿por qué en ese caso la salud y la seguridad no importan tanto? ¿O es que son inmunes?

¿Cómo se trazaría la línea entre servicios sexuales y acoso sexual laboral? ¿Cómo se fija un valor al “trabajo sexual”, que se caracteriza por las diferencias de tarifas entre hombres y mujeres, según el sector socioeconómico, el lugar de procedencia, la apariencia física..? ¿Qué pasaría con el concepto de “consentimiento viciado” (por ejemplo, consentimiento a realizar tareas no deseadas a cambio de un monto de dinero)? ¿Cómo afectaría esto a trabajadoras de otras áreas que no desean prostituirse?

ENERO: Mujeres. Nuestras vidas, nuestras luchas

Cada mes voy a recomendar y reseñar un texto, y a enero corresponde el libro Mujeres: nuestras vidas, nuestras luchas. Para ser sincera, no es de mis favoritos en relación a la cuestión femenina. Hay varios puntos que quedan flojos, cosas que no terminan de cerrarme y en ciertas partes se nota que está desactualizado, ya que es una publicación hecha en el 2009 por el Grupo-taller “Entre nosotras”.

¿Entonces por qué lo recomiendo?

Cada capítulo abarca un tema específico, empezando por un breve recorrido histórico de la posición de las mujeres en los distintos sistemas económicos. Para alguien que ya tiene una formación sólida los planteos que presenta no van a ser nuevos, e incluso puede parecer demasiado ligero, pero es un buen disparador para debatir sobre las consecuencias de la división de la sociedad en clases sociales. Es a través de las dudas y discusiones que surjan de una lectura grupal la forma en que vamos a poder sacarle mejor el jugo a este tipo de textos, y sirve como una introducción para leer trabajos donde se trate la cuestión de una forma más profunda y compleja, como La mujer en el desarrollo social, de Kollontai, o El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, de Engels (acá pueden ver una selección de fragmentos de ese clásico marxista).

La diferencia entre los sexos no implica, por sí misma, un orden de relaciones jerárquicas entre varones y mujeres. No se puede explicar por la biología la desigualdad social ni las relaciones sociales que subordinan a las mujeres a la dominación masculina.

Las clases dominantes justifican su explotación naturalizando la división de clases (“siempre hubo ricos y pobres”, “nacemos con capacidades diferentes, unos progresan y otros no”, etc.) y también han naturalizado el patriarcado: la inferioridad de la mujer, su obediencia al padre o al marido, sus deberes y castigos, la esclavitud doméstica, la maternidad, la prostitución, etc. Los discursos sobre la “esencia” o la “naturaleza femenina” intentan justificar moralmente la función maternal y la total dedicación de las mujeres al servicio de la familia.

El segundo capítulo, mujer y trabajo, aborda un problema que nos hace dependientes de nuestras parejas y por lo tanto vulnerables a cualquier violencia: la precarización laboral, los sueldos desiguales, las dificultades extra para acceder a puestos mejor pagos, las exigencias sobre la maternidad y cómo ésta nos limita…

Mi capítulo favorito es el que escribió María Conti (también conocida como Josefina Rincón) que compartí hace un tiempo en esta entrada. Es la que tiene un contenido teórico más complejo, y responde a preguntas claves para cualquier marxista como de qué hablamos cuando decimos que la clase es la contradicción principal, y cómo se aborda la cuestión femenina desde el materialismo dialéctico.

Las contradicciones de clase y género, expresadas en la doble opresión, son de distinto carácter. La contratación de clase es la principal, entendiendo como tal a la que enfrenta a las clases y sectores dominantes de la sociedad, con el pueblo en su conjunto. La de género es secundaria, pero se establece entre ellas una relación dialéctica y requiere esta última de un abordaje específico. Cuando una mujer es golpeada o abusada sexualmente, requiere una contención que no resuelve la política general solamente (…) Entendemos que en el momento en que una mujer está siendo golpeada o abusada sexualmente, esto pasa a ser la contradicción principal a resolver en ese momento concreto.

El capítulo dedicado al caso de Romina Tejerina, a la que llaman simbolo de la opresión que sufrimos las mujeres, abre a la temática del aborto, la anticoncepción y la educación sexual como necesidades urgentes de las mujeres. El libro cierra con un paneo general sobre el problema de la prostitución, introduciendo de forma breve qué es el abolicionismo. Otra vez, para alguien que ya tiene una postura desarrollada sobre estos temas, los capítulos aportan poco, pero es un libro excelente para sentar las bases sobre temas básicos en relación a la opresión de las mujeres y a partir de ahí construir mediante la discusión y la práctica una línea revolucionaria que realmente tenga en cuenta a la mitad del cielo e impulse nuestra liberación como paso imprescindible para la liberación del pueblo en su conjunto.

Tendencias filosóficas del movimiento feminista. PARTE I

Escrito por Anuradha Gandhy bajo el seudónimo de Avanti y publicado por el Partido Comunista de la India (Maoísta) en la revista People’s march. Traducción colectiva.

Uno de los desarrollos más trascendentes a nivel mundial en la era capitalista ha sido el surgimiento e impulso del movimiento de mujeres. Por primera vez en la historia las mujeres se manifestaron colectivamente para reclamar sus derechos, su lugar bajo el sol. Luego de siglos de opresión, la emancipación de las mujeres se convirtió en un asunto urgente, inmediato. Este levantamiento dio lugar a análisis y soluciones teóricas a la cuestión de la opresión femenina, cambiando así el presente patriarcal, la sociedad explotadora.

Sigue leyendo

Mujeres y lucha contra las drogas y el narcotráfico

Esta entrada la escribo a partir de temas tratados en el taller de Mujeres y lucha contra las drogas y el narcotráfico, en el 33° ENM.

En taller partimos de experiencias personales, de familiares cercanos en la mayoría de los casos. Las mujeres se recriminaban a sí mismas (¿qué hice mal como madre?, ¿qué le faltó de mi parte?, ¿en qué me equivoqué?…) y terminaban siendo las que llevaban sobre sus hombros la responsabilidad de ayudar a sus seres queridos y la culpa de lo que les estaba pasando a los otros. A medida que varias fueron participando llegamos a darnos cuenta que es un problema que va mucho más allá de la persona que padece una adicción o de la familia individual, sino que la falta de contención, acceso al deporte, actividades culturales y recreativas, recortes en educación y salud, dejan las drogas como única opción para miles de pibes y pibas: no es una casualidad. No es un pibe que “tomó un mal camino” o que “tiene una mala junta”, es un problema estructural.

Sigue leyendo

Mirá cómo nos ponemos

A raíz del testimonio de Thelma, donde denuncia a Juan Darthés de haber abusado sexualmente de ella a sus 16 años, las redes sociales explotaron de testimonios de pibas que cuentan, en muchos casos por primera vez, situaciones de abuso, acoso y demás tipos de violencia que sufrieron por parte de hombres, generalmente de su entorno: amigos, padres, tíos, profesores, compañeros.

Por un lado es angustiante leer tantas experiencias horribles y a la vez cercanas. Pero no callarnos más es también sacarnos de encima un peso enorme: dejar de culparnos a nosotras mismas por lo que nos hicieron. Y es avanzar para que no le pase nunca más a ninguna otra chica, para que se reconozca que no son casos excepcionales o aislados, para que se tome el asunto con la urgencia que tiene. Es avanzar para terminar con toda esa mierda. No callarnos más es darnos cuenta del apoyo inmenso que tenemos, y de la fuerza que nos da la organización colectiva. Es decirle al mundo: estamos hartas, no lo vamos a tolerar más.

También se abre el debate de la responsabilidad de todos nosotros como sociedad, y en particular de los hombres. Es importante hablar de eso, porque el que abusa no es un loco suelto y tampoco un enfermo, un desviado: vivimos en una sociedad donde se nos enseña que el “instinto sexual” de los hombres no tiene freno, y que las mujeres existimos para satisfacerlos. Sí, en el siglo XXI. Y estas ideas no aparecen solas, ni son producto del la mente “malvada” de los hombres, sino que son el reflejo del lugar que nos tiene reservado la sociedad.

Existen diferentes actores con distintos grados de responsabilidad. Está el hombre que comete en concreto el hecho, quiénes lo festejan, lo encubren, lo minimizan, lo ponen en duda o hasta lo niegan, y también el Estado y el gobierno de turno, que constantemente nos fallan a las mujeres: denuncias que no se toman, órdenes de restricción que no se cumplen, violadores que salen en libertad, profesionales que encubren o que no tienen formación en la problemática, leyes que no se aplican, presupuesto escaso o inexistente… ¿Cómo esperamos que no se nos trate como cosas descartables cuando el mismo Estado ni siquiera nos tiene en cuenta en su presupuesto?

Festejo los ovarios de todas las que se animaron a denunciar y decir basta a las violencias cotidianas que sufrimos sólo por ser mujeres. Que esta bronca que nos genera la injusticia se convierta en organización y lucha para exigir lo que nos corresponde, porque la experiencia histórica nos demuestra que sólo así, juntas y en la calle, en una misma dirección es como se le arrancan al Estado los derechos básicos que sistemáticamente nos han sido negados.

Es por eso que le exigimos al Gobierno Nacional que declare la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres, porque es quien principalmente tiene en sus manos la posibilidad de resolver nuestras problemáticas, y al no hacerlo, se convierte en el principal responsable de esta situación. La bronca no para de crecer, y ante cada agresión se profundiza nuestra unidad, nuestro protagonismo y nuestra lucha. Tenemos claro que sin definición política y presupuesto para poner en marcha mecanismos y medidas reales que atraviesen a toda nuestra sociedad no es posible hacer realidad la consigna #NiUnaMenos.

Las mujeres sostienen la mitad del cielo

Los siguientes documentos de 1948 y 1973 son de la lucha en la China revolucionaria en torno a la opresión y el papel de la mujer. El editorial del Diario del pueblo del 8 de marzo de 1973 jugó un papel clave en la entonces lucha al interior del Partido Comunista de China sobre si se había logrado o no la liberación de la mujer en la C14723659_1816101195294524_3993291864030576640_nhina socialista. Una serie de artículos de intelectuales conservadores había salido al efecto, con el apoyo de la corriente derechista en el Partido; la Izquierda vio en ello una tentativa de negar la lucha de clases y restaurar el capitalismo. A mediados de 1972, comenzaron a salir artículos que llamaban a prestar más atención a la cuestión de la mujer. El editorial del 8 de marzo de 1973 fue un arma importante en la contraofensiva revolucionaria y reanimó al movimiento femenino*.

 

Sigue leyendo